Fases del Procedimiento

Son susceptibles de ir a un proceso de Mediación todas aquellas materias o derechos disponibles por las partes (art. 2 de la Ley 5/2012), es decir, aquellos casos en los que pueden libremente renunciar, allanarse y llegar a acuerdos transaccionales (art. 751 Ley de Enjuiciamiento Civil) siempre que el acuerdo que alcancen no sea contrario a la ley ni al orden público y no perjudique a terceros (art. 6 Código Civil).

En asuntos de familia, hay materias que no son disponibles por las partes (visitas, pensión alimentos, etc) pero pueden llegar a un acuerdo de mediación sobre ellas que será supervisado por el Ministerio Fiscal y homologado finalmente mediante Auto por el Juez si es ajustado a Derecho.

El recurso a esta modalidad virtual de mediación es una decisión que habrán de acordar libremente las partes en conflicto y el mediador (1), pero queda fuera de toda duda la responsabilidad que compete en exclusiva a este último junto con las instituciones de mediación, y que la ley le exige (2), de evaluar lo adecuado o no del procedimiento por este sistema en función no solo de las características propias de cada mediación en particular, sino también de las partes que acuden a la misma.

Esto requiere por parte del mediador no solo la adquisición, formación y dominio de esas competencias, conocimientos, habilidades técnicas y herramientas específicas de esta modalidad concreta de mediación, sino también disponer de la suficiente capacidad y recursos para analizar y evaluar si las partes que eligen utilizar este procedimiento podrán abordarlo en condiciones de igualdad y competencia.
_______________________
(1) Proyecto de R.D. por el que se regula el desarrollo de la Mediación por medios electrónicos, art. 1.2, “El procedimiento de mediación podrá llevarse a cabo por medios electrónicos cuando así lo acuerden las partes para todas o alguna de las actuaciones, que podrán elegir en cualquier momento que las comunicaciones se celebren presencialmente, por correo postal o por medios electrónicos”.
(2)
Preámbulo del Proyecto de R.D. por el que se regula el desarrollo de la Mediación por medios electrónicos, “se hace necesario lograr sistemas electrónicos fiables, compatibles con la cultura tecnológica de los ciudadanos” y art. 2. 1, “Las instituciones de mediación y los mediadores serán responsables de que la mediación desarrollada por medios electrónicos respete los principios garantizados por la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.”

El Procedimiento de Mediación por Medios Electrónicos (MME) sigue las siguientes fases establecidas por la ley: